+28 Chistes de niños ¡Diversión familiar!

Chistes de niños

¿Cómo crees que sería la vida sin humor? ¿aburrida, verdad?, si esto es realmente cierto, además resulta mucho más sencillo hacer llorar a alguien que hacerla reír y los niños tiene un talento único para provocar risas en los adultos.

Y es que los tiernos infantes son capaces de transformar un torbellino gris de preocupaciones en felicidad con solo soltar una frase, ellos nacen con la extraordinaria capacidad de hacer reír incluso al más serio y amargado, pueden contar un chiste de niños y provocar carcajadas en todos los presentes.

Chistes de niños para toda la familia

Reírse es uno buen remedio para animarse y olvidar pesares, estimular el buen humor es ideal para cultivar buenas energías. Aprende y cuenta junto a los chiquitines los mejores chistes de niños adecuados para sus edades, selecciona el que más te atraiga y compártelo con los demás miembros de la familia para que multipliques la diversión y puedan reír todos unidos, porque si la risa es buena, nada mejor que compartirla. ¿Qué tal si empezamos contando algunos chistes de niños?

¡No pierdas más tiempo y cuenta estos chistes de niños a tus hijos y sobrinos! ¡Seguro que se van a reír un montón!

Chistes de niños cortos

Los niños disfrutan mucho de contar chistes, sobre todos si es a familiares y amigos. Suelen escucharlos, memorizarlos y finalmente repetirnos simplemente porque les causa gracia, e inclusos los más creativos llegan a inventar sus propios chistes de niños y cortarlos a sus compañeros de clases.

Chistes de niños para toda la familia

Cultiva esta sana actividad y memoriza los mejores chistes de niños cortos junto a los más pequeños de la casa, usan un lenguaje adaptado al tuyo, humor sencillo y  carecen de extensión por lo que es más fácil recordarlos. Disfrútalos y pasa un rato diferente con los consentidos.

 

Un niño le grita a su mamá:
– ¡¡Mamá, mamá, las lentejas se están pegando!!!
Y le contesta la madre:
– Pues conversa con ellas, que entren en razón, porque la violencia no resuelve nada.

Era un niño tan alto, tan alto que se comió un yogur y cuando le llegó al estómago ya estaba caducado.Dos niños charlan tras un examen:
– ¿Qué tal te ha salido?
– Fatal, lo he dejado en blanco. ¿Y a ti?
– ¡A mí igual! ¡Van a pensar que nos hemos copiado!Este banco está ocupado por un hombre y un niño.
El hombre se llama Juan y el niño ya te lo he dicho:
– Esteban– Niño, ¿por qué no tomas leche fría?
Y dice el niño:
– Porque la vaca no cabe en la neveraDos niños van por la calle y uno le pregunta al otro:
– ¿Qué hora es?
– Son las doce.
– Ufff, qué tarde.
– Pues haberme preguntado antes¿Por qué algunos niños ponen azúcar debajo de la almohada?
Para tener dulces sueños


Era un niño tan, pero tan pequeñito, que su cabeza olía a pies
– Mamá, en el colegio me llaman distraído
– Juanito, tu vives en la casa de enfrente– Papá, ¿qué se siente tener un hijo tan guapo?
– No sé hijo, pregúntale a tu abuelo…– Pedrito, ¿qué planeta va después de Marte?
– MiércolesLa maestra:
– Jaimito, si en esta mano tengo 8 naranjas y en esta otra 6 naranjas ¿Qué tengo?
– Unas manos enormes, señorita.
– ¿Sabes que mi hermano anda en bicicleta desde los cuatro años?
– Mmm, ya debe estar lejos.-¡Mamá!, ¡mamá!, en el colegio me dicen: «jabón en polvo»
– No te preocupes, Ariel.– Papá, papá, la profesora hizo una pregunta y yo fui el único que levantó la mano.
– ¿Y qué preguntó?
– ¿Quién no hizo la tarea?

– ¡Mamá, mamá!, en el colegio me llaman Shampoo
– Ay ya, Johnson, no más lágrimas– Mamá, mamá, en la escuela me dicen cebolla. Y su madre le dice:
– Vete, que me vas a hacer llorar.El niño le dice a su mamá:
– Mamá, mamá en el cole me dicen pato!
– Cua-cua-cua-cualquiera se da cuenta, hijoUn niño dice a su madre:
– Mamá mamá me picó una víbora. Y su mamá le pregunta:
– Cobra?
– No gratis

La profesora a Pepito:

– Pepito, ¿no te da vergüenza ser el último de la clase?

– Alguien debe sacrificarse…

 

Chistes de niños variados

Normalmente los niños cuando ingresan al colegio aprenden a interactuar con los demás y hacer amigos, comienzan a relacionarse con cosas diferentes a las cotidianas y por ende, suelen aprender algunos chistes de niños a través de libros o por intercambio con sus compañeros de clases.

Chistes de niños para toda la familia

Esta actividad recreativa es sumamente buena para el desarrollo del niño, pues ayuda a fomentar la memoria y la comunicaciones desde temprana edad. ¡No pierdas más tiempo y cuenta un chiste de niños a tu hijo!.

Una madre lleva a su hijo a un logopeda.
– Le traigo a mi hijo porque no pronuncia bien la erre.
Y el logopeda mira al niño y le dice:
– A ver niño, ¿cómo te llamas?
Y el niño le contesta:
– PedoUn niño va por la calle con su abuelo y se encuentra un caramelo en el suelo. Lo va a coger y le dice su abuelo:
– niño, no se coge nada del suelo.
Más adelante el niño encuentra una moneda de un euro y le dice su abuelo:
– niño, no se coge nada del suelo.
Siguen caminando y el abuelo se tropieza y se cae al suelo, y pide ayuda al niño. Y le dice el niño:
– abuelo, no se coge nada del sueloLe dice un niño a su madre:
– Mamá, mamá, qué rica está la paella.
Y su madre le contesta:
– Pues repite, hijo.
Y dice el hijo:
– Mamá, mamá, qué rica está la paella.El niño dice al padre:
– Papá, ¿Cuántos años tiene el gato? Y dijo el padre:
– 2 años. Y el niño pregunta:
– ¿Y cuántos tengo yo? Y dijo el padre:
– 5 años Y dice el niño:
¿Y por qué el gato tiene bigotes y yo no?
Va una niña con su papá y le dice:
– a mi hermano le dicen campanita.
– Y por qué, pregunta su padre.
– Porque es tan galán, tan galán…Un niño llega al parque, se le acerca un amigo y le dice:
– ¡¡Tienes puesto un zapato marrón y otro negro!!
Y el niño le contesta:
– Y eso no es nada, en mi casa tengo otro par igualito.
Entra un niño en una farmacia y dice:
– Quiero unas gafas.
El farmacéutico le pregunta:
– ¿Para el sol?
Y el niño responde:
– ¡No! ¡Para mí!

El profesor le pregunta al alumno:

– A ver, niño, ¿cuántos ojos tenemos?

El alumno se toma su tiempo para pensarlo y por fin responde:

– ¡Cuatro!

– Pero, ¿qué dices? grita el profesor.

– Pues claro, señor profesor, cuatro: ¡dos usted y dos yo!

Incentiva el espacio en familia con actividades recreativas que motiven a los más pequeños, cuéntales una historia, juega con ellos o simplemente hazlos reír con algunos chistes de niños.

Además comparte tus experiencias con otros padres para que ellos también dediquen actividades diferentes para el disfrute y la expatriación de los pequeños consentidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *