+51 Chistes de médicos: Para doctores y estudiantes

Chistes de medicos

Las situaciones graciosas abundan en todas la actividades del ser humano, sobre todo en la medicina. Aunque pocos lo crean los médicos y doctores son los preposicionales que viven más hechos cómicos, las ocurrencias que algunos de los pacientes comentan en las salas de emergencia o en los consultorios son tan divertidos que con ellas se puede hacer perfectamente un chistes de médicos.

Chistes de médicos y doctores

Los chistes de médicos que podrás encontrar en esta oportunidad realzan la ejemplar labor que cumplen durante días y noches estos profesionales de la salud, admirable trabajo que demuestra que se pueden salvar vidas mientras el buen humor aflora.

Disfruta de la más amplia recopilación de chistes de médicos que podrán encontrar en el basto universo del internet, atesóralos como reliquias, nunca se sabe el momento en que vas a necesitar una buena broma de medicina, y cuando llegue la oportunidad tendrás las armas perfecta para atacar al aburrimiento y vencer.

Chistes de médicos para el día a día

Los chistes de médicos además de proporcionar una alternativa para que muchos se diviertan, también reflejan la complicada realidad que viven estos profesionales en sus jornadas laborales, pues deben lidiar con las absurdas ocurrencias de sus pacientes para poder tratarlos efectivamente y lograr brindarles una solución a sus padecimientos.

Chistes de médicos y doctores

La admirable labor que ejecutan día y noche los doctores y médicos debe ser exaltada y que mejor manera de hacerlo que con el buen humor. Disfruta de los mejores chistes de médicos, no olvides compartirlos con tus colegas y amigos, si duda se reirán hasta que le duelan las mejillas.

 

—El doctor me ha quitado la sal, la cerveza, el vino, el marisco y la carne de ternera.
—La última vez que vas con la compra al médico.

Un hombre se encuentra con un amigo por la calle y le dice:
– Manolo ¿qué te pasa que estás blanco?
– Nada Pepe, que vengo del médico y me ha dicho que deje de beber, fumar, hacer el amor
– Y ¿qué vas a hacer?
– Pues qué quieres que haga Pepe, cambiar de médico.– Doctor, doctor, ¿qué tal ha salido la operación?
– ¡Pero qué doctor ni que ocho cuartos! ¡Mire Ud. yo soy San Pedro!La enfermera le dice al médico:
– Hay un hombre invisible en la sala de espera.
Y el doctor responde:
– Dígale que en este momento no puedo verlo. Doctor, un ciego quiere verlo. Dígale que yo no hago milagros.Tocan la puerta: Soy el Doctor, a una consulta a domicilio.
Y el esposo le dice: Es mi esposa. – Magdalena, te busca el doctor. y ella responde:
– Dile que venga mañana que estoy enferma.

– Doctor, doctor, veo elefantes rosas por todos lados, mire a donde mire solo veo elefantes rosas.

– ¿Ha visto usted ya un psicólogo?

– No, doctor, ¡solo elefantes rosas!-El médico dice que eres hipocondríaco.
-Ves, y tú diciendo que no tenía nada.Entre dos hombres
– Mi doctor me aconsejó renunciar a jugar fútbol.
– ¿Por qué, estas enfermo?
– No, él me ha visto como juego.La maestra en la escuela de Jaimito:
– A ver, mañana me traéis todos un objeto relacionado con la medicina.
Al día siguiente:
– A ver, Manolito, ¿qué has traido?.
– Pues, unas tiritas, señorita.
– ¡Ah, muy bien! ¿quién te las ha dado?
– Mi mamá.
– ¿Y qué te ha dicho?
– Que sirven para curar las heridas y los golpes.
– Muy bien, Manolito. A ver, tú, Jaimito, ¿qué has traído?
– Una bombona de oxígeno.
– ¡Ahhh, qué bien! ¿quién te la ha dado?
– Mi abuelito, señorita.
– ¿Y que te ha dicho?
– ¡¡Joputaaaa, que me ahogoooooo….!!Pepita, la enfermera, atiende la llamada telefónica que se está produciendo en la consulta.
– ¿Sí, dígame?
– ¿Oiga, el doctor Mata?
– Sí señor. ¿Qué desea?
– Anular la visita. Felicidad va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. De complejo nada. La madre del niño le dice al médico:
-Doctor, qué hago, no quiero vacunar a mi niño, pero tampoco quiero que se enferme. ¿Qué me recomienda?
-Señora, ¡Que no se encariñe con el niño!¡Un médico tan malo que le decían NASA porque cada vez mandaba a alguien para el cielo!El pediatra se frotó las manos y le dijo a su esposa muy entusiasmado:
-¡Dos sarampiones mas y terminamos con las cuotas del carro!-Doctor, necesito algo para la garganta.
-Bueno mire, ¡tengo un collar de perlas que esta divino!-¿Jugamos a los médicos?
-Vale
-Espera aquí un par de horas– Doctor, doctor ¿qué tal mi análisis?
– Mal, le queda muy poca vida…
– ¿Cuánto tiempo me queda doctor?
– Pues yo diría que unos 10…
– ¿10?, pero 10 qué… ¿años, meses, días…?
– 9, 8, 7, 6… Un italiano en el hospital esperando a que la mujer de a luz. Sale el médico y dice:
– Han sido quintillizos.
El italiano con cara de sorpresa dice:
– Soy un monstruo, Es que… ¡ tengo un cañón !
Y el médico le dice
– Pues a ver si lo limpia entonces, porque han salido negros.

Chistes de médicos con doble sentido y picante

El doble sentido, la lujuria, la pasión y la sexualidad continúan siendo elementos tabú dentro de las sociedades modernas son cosas que han dado origen a algunos chistes de medicos.

Pues son temas que aun en estos tiempos actuales se consideran privados, secretos que no deben ser rebelados fuera de la intimidad.

Chistes de médicos y doctores

Sin embargo, muchos escritores de la comedia utilizan estos temas tabú para hacer reír a ese publico con mente abierta, con un toque de humor y picardía. Es por ello que aquí se guardó un espacio para que los chistes de médicos jocosos debuten como los mejores y más compartidos.

Disfruta cada uno de estos  diferentes y no dejes de divertir a todos tus conocidos.

– Doctor, mi hija no se encuentra bien.

– Dígame, ¿su hija esputa y excrementa?

– Mi hija es puta, pero no escarmienta.– Verá doctor, tengo un problema. Cuando hago el amor con mi mujer, me da la impresión de que no siente nada. Algunas veces incluso se duerme.
– Eso tiene una explicación científica. Algunas mujeres en estado de excitación se acaloran tanto que les es imposible sentir nada. Trate de hacer el amor y abanicarla al mismo tiempo.
– Gracias doctor.
Y esa noche así lo hizo. Pero cuando atendía al abanico no atendía a lo otro. Así que contrató a un negro para que abanicase a su señora.
– Venga, negro, abanica. ¿Sientes ahora Maruja?.
– No, nada.
– ¡Más fuerte negro! ¿Y ahora, Maruja?
– Nada, nada.
– Negro, trae el abanico y ponte tú.
El negro se situa encima de Maruja y el marido abanicaba.
– ¿Y ahora Maruja? ¿Sientes?
– Siiiiiiií, siiiiiiiiiií, ahora siiiiiiií!
– ¿Ves negro? ¡No sabes ni abanicar!– ¿Cómo está mi marido, doctor?
– Ha muerto, lo siento.
– ¿Puedo ver su cuerpo?
– Está bien, pero debo advertirle de que no me he depilado.Durante el parto el médico le pregunta a la paciente que está a punto de dar a luz:
-¿Quiere que el padre del niño esté presente durante el parto?
-Prefiero que no doctor. ¡No se lleva bien con mi marido!La preocupada esposa le pregunta al médico del hospital que está atendiendo a su esposo:
-Séame sincero doctor. ¿Es muy serio?
-Bueno, la verdad: si. ¡Pero después del segundo trago ya me pongo a echar chistes!

Un anciana va al médico.

– Doctor, doctor, quiero que me recete píldoras para evitar el embarazo.

– Pero bueno, ¿si usted tiene 75 años, como espera…?

-No, si es que me ayudan a dormir.

– Anda ¿De verdad? ¿Usted duerme mejor tomando la píldora ?

– No, si no es para mi… es que se las pongo a mi nieta de quince años en la coca-cola, y no imagina lo bien que duermo..Un matrimonio de gallegos va al médico, que le receta unos supositorios a la mujer. Al salir, se ponen a hablar entre ellos:
– Oye Manolo, ¿Qué es un supositorio?
– Pues la verdad es que no lo sé.
– Y entonces ¿Cómo los voy a usar?
– Pues no sé. Mira, lo mejor es que entremos otra vez y se lo preguntemos al médico, que debe saberlo.
– No, hombre, no, que se va a enfadar.
– ¡Qué se va a enfadar! Anda, mujer, no seas tímida.
Total, que vuelven a entrar y la mujer le pregunta al médico:
– Esto… ¿nos podría decir cómo se usan los supositorios?
– Sí, claro. Tiene que sacarlos del envoltorio, con un poco de cuidado para que no se rompan, y metérselos por el culo.
– Ves, Manolo, ya te dije que se iba a cabrear.Felicidad va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. De complejo nada. Doctor, mi mujer tiene tres pechos. – ¡Ah! Y quiere que le extirpe uno de ellos, ¿verdad? – No, que me implante a mí otra mano. Un matrimonio va al médico y tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido: -La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa. -Ni a mi, pero su padre es rico.

 

Chistes de médicos sobre gajes del oficio

Como ya se había mencionado, los profesionales de la salud se enfrenta todos los días a las ocurrencias de sus pacientes, y son justamente estos elocuentes comentarios los que dan vida a los chistes de médicos.

Chistes de médicos y doctores

Diviértete junto a tus familiares y amigos con las más divertidas ocurrencias que se escuchan en las salas de emergencia y consultorios médicos.

 

Estaban operando a un paciente de los riñones, cuando el doctor grita:

– ¡Detengan todo! ¡Detengan todo! ¡Que hubo un rechazo!.

¿Un rechazo? ¿El riñón trasplantado o los injertos doctor?

Peor aún, ¡el cheque! El cheque no tiene fondos.

Un hipocondríaco va al médico y le pregunta:

– Doctor, mi mujer me traicionó hace una semana y aún no me han salido los cuernos. ¿Será falta de calcio?Uno que va al dentista y …
– A ver, abra la boca.
– ¡AAAHHHHhh!.
– Pero no la abra tanto…
– ¿No me tiene que meter las pinzas?.
– Sí, ¡¡pero yo me quedo fuera!!. Doctor, doctor: – tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen , ni se escuchas; sino mire Usted, me acabo de tirar como veinte y Usted ni cuenta se ha dado.
El medico le receta un medicamento y le dice que en una semana regrese.
A la semana siguiente, entra a la consulta y dice: – Oiga doctor: ¿Qué me dio que ahora los gases huelen; y muy feo?
El medico dice: – Muy bien , el problema de la sinusitis esta resuelto; ahora veremos los oídos.-¡Creo que me han debido poner un poco más de anestesia doctor!
-¡Cállese que está prohibido hablar con el cirujano durante la operación!Llega un paciente a la consulta del médico, y dice:
– Doctor, tengo un problema. Nadie me hace caso.
– Que pase el siguiente El médico le dice a su paciente que tiene cara de poca salud:
-Le tengo dos noticias
-Dígame primero la buena doctor
-¿Cuál buena?Le dice el médico a un paciente:
-¡Fíjese qué casualidad! Yo operé también a su hermano.
-¿Ah si doctor? ¿Y qué le sacó?
-¡Alcancé a sacarle dos millones!El hombre en la consulta le dice a su médico de atención primaria:
-Doctor, tengo un problema. ¡Es que siempre le veo el lado más negativo a las cosas!
-No te preocupes. En una semana con el tratamiento que te voy a hacer, eso se te va a pasar.
-¡Hum! ¡Eso si no me atropella un carro antes!-Doctor, ¿tiene pastillas contra la baja autoestima?
–Si. Tómelas.
–¡No! ¡No me las merezco!La Reina de Inglaterra estaba visitando uno de los mejores hospitales de Canadá y durante su recorrido por los pisos paso por una habitación donde un paciente se estaba masturbando.
«Oh my God!», dijo la Reina, eso es escandaloso, ¿qué significa esto?
El doctor contestó, ese hombre tiene una enfermedad grave por la cual sus testículos se llenan rápidamente de semen. Si no se masturba 5 veces al día, sus testículos explotarían y el hombre moriría instantáneamente.
«Oh lo siento mucho», dijo la Reina. En el siguiente piso pasaron por una habitación, donde una joven enfermera le estaba haciendo sexo oral a un paciente.
«Oh my God!», dijo la Reina, ¿qué pasa allí?
El doctor respondió: El mismo problema, Su Majestad, pero con mejor Plan de cobertura
médica.
Oh!!!Doctor vengo a que me ayude con mi problema de doble personalidad…
Pues pase adelante y conversamos los cuatro

Reír de uno mismo en ocasiones es relajante, y para los profesionales de la salud que dedican sus vidas a salvar las de los demás, es una muy buena alternativa para liberar todo el estrés que las obligaciones y responsabilidades pueden causar.

Si conoce algún doctor, no deje de enviar alguno de estos chistes de médicos sin duda cambiaran su día notablemente.

Continua disfrutando del buen humor y la dicha que traen los próximos artículos escritos solo par ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *