+82 Chistes para contar: Que sacaran una sonrisa a todos

Chistes para contar

Muchos tienen diferentes conceptos de la consecuencias de la risa en la vida, incluso en el ser humano. Una gran cantidad de personas tiene toda su fe puesta en la risa como una buena medicina para el cuerpo y el alma, la llamada terapia de la risa, mientras que otras piensan que el humor es un perfecto escape de la rutina agobiante.

Existes muchos pensamientos sobre la risa como personas en el mundo, pero lo curiosos es que entre los muchos factores para provocar carcajadas los chistes son los más utilizados por la población.

Pero lo que hace de un chistes para contar una maquina que fábrica regocijos, es la fluidez con que el narrador cuenta y explica los detalles del mismo, creando un ambiente ideal para que fluya la carcajada final.

Estos chistes para contar son magníficos en reuniones, familiares, de amigos, baby shower, nacimientos, bautizos hasta funerales y visitas de hospital, están diseñados especialmente para levantar el ánimo y motivar a quien los escucha, sean niños o adultos,  ya que afrontar la vida con humor es una actitud de personas inteligentes y emocionalmente sanas.

Tan sólo dedica un momento para leer estos chistes para contar y prepárate para reír junto a tus familiares, amigo y niños. Comparte los que más atractivos te parezcan, recuerda que la risa juega un rol importante en la vida, como dijo el famoso comediante Charles Chaplin «un día sin reír, es un día perdido».

Chistes para contar a niños

Cuando se es niño no hay un solo momento que no se este jugando y divirtiendo, la infancia es la etapa más bonita de la vida y muchas personas opinan que es así, y es que los más pequeños de la casa siente especial atracción por los cuentos y los chistes para contar.

Chistes para contar en cualquier momento

Muchos de los chistes para contar a niños son tan inteligentes e ingeniosos que incluso a los adultos más serios les causa gracia, algunos porque representan situaciones parecidas a la vida misma o a experiencias reales, y otros por la carga  de inocencia que llevan esas palabras.

Es por eso, que los chistes para contar a niños son una manera muy entretenida para que los padres y los pequeños compartan un rato agradable, diferente y con ambiente familiar. Hazlos reír al máximo con esta recopilación de los chistes para contar a niños, que además son una excelente actividad para el desarrollo del infante, el buen humor estimula la comunicación, desarrolla su vocabulario, fomenta la relación con otros y finalmente produce muchas risas.

 

– ¿Qué le dijo un globo a otro?
– Vámonos de reventón.

Había una vez un hombre tan pequeño que se subió encima de una canica y dijo:
– ¡El mundo es mío!

– Mamá, en el colegio me llaman distraído
– Juanito, tu vives en la casa de enfrente

– ¿Sabes que mi hermano anda en bicicleta desde los cuatro años?
– Mmm, ya debe estar lejos.

¿Qué le dijo la cucharita a la gelatina?

– No tiembles, ¡cobarde!


¿Qué le dijo la luna al sol?
Eres tan grande y todavía no te dejan salir de noche…

– Papá, ¿qué se siente tener un hijo tan guapo?
– No sé hijo, pregúntale a tu abuelo…

– ¿Cuál es el pez que huele mucho?
– El Peztoso!!!


– ¿Qué le dijo un árbol al otro?
– Nos dejaron plantadas.


Caperucita Roja se casó con el príncipe azul,
y tuvieron un hijo violeta.

La maestra:
– Jaimito, si en esta mano tengo 8 naranjas y en esta otra 6 naranjas ¿Qué tengo?
– Unas manos enormes, señorita.

¿Qué le dijo una uva verde a una uva morada?

Respira, respira…

Hay una vaca, una gallina y un caballo, y todos tienen 14 meses.
¿Quién tiene más meses?
La gallina porque tiene 14 meses, y pico

– Profesora, ¿qué quiere decir ‘why'?
– ¿Por qué?
– Por saberlo


¿Por qué los elefantes le tienen miedo a las computadoras?
Por el mouse.

Esto son dos mosquitos que van en una moto y el de atrás le dice al de delante:
– ¡Oye, para, que se me ha metido una mosca en el ojo…!

Era una señora que va al medico y le dice:

– Doctor me siento mal.

Y el médico le contesta: – Pues siéntese bien, mujer.

¿Qué se dijo una cereza al verse en un espejo?

¿Sere esa yo?

Había una vez dos animales que eran muy amigos; estos eran el gato y el gallo.
Un día el gato compró un auto y el gallo le pidió que se lo prestara y el gato como buen amigo se lo prestó.
Salieron de paseo los dos muy contentos, y de repente al doblar en una esquina el auto del gato se impactó, a lo que el gato dice:
– ¡miauuuuuto
Y el gallo le responde:
– quiquirisquiaga

¿En qué se parece una bruja y unos días de vacaciones?
En que los dos se van volando.

Estaba un tomate en la parada del colectivo y llega una pera y le dice:

– Hace mucho que usted es pera?

Y el tomate le dice:

– Noo… Yo siempre fui Tomate

¿Qué le dice un gusano a otro gusano?
– Me voy a dar una vuelta a la manzana.

¿Qué le dijo el azúcar a la leche?
Nos vemos en el café.


– Pedrito, ¿qué planeta va después de Marte?
– Miércoles

– Luisito, ¿qué es la A?, pregunta la profesora
– Una vocal, profesora
– ¿Y la K?
– Una consonante que no se puede repetir

¿Cuál es la última letra del abecedario?
-La ‘o’.
-¿No es la ‘z’?
-Claro que no. Si no, sería ‘abecedarioz’.

En una noche de Hallowen , se encontraron en una cueva dos vampiros… Uno le pregunta al otro:

– ¿Cómo te llamas? A lo que responde:

– Vampidito… ¿y tú?

– Yo me llamo «Oto»

– ¿Oto?, le pregunta vampidito. Y contesta.

– Sí, «oto vampidito».


– ¿Por qué el elefante no usa crema Nivea?
Porque su patita no cabe en la lata


¿Cuál es la planta que camina?
La planta de los pies.

Eso son dos ovejas jugando al fútbol. Una de ellas lanza el balón muy lejos y dice a una compañera:
– «Veeeeeeee!!!» .
Y la otra le contesta:
– «Veeeeeeee túuuuu!!!!».

¿Por qué está feliz la escoba?
-Porque ba-rriendo.

¿Con qué juega un bebé vampiro?
Con glóbulos rojos.

¿Cómo estornuda un tomate?

– ¡¡¡Catsuuuuuup!!!!!

Están dos piojos en la cabeza de un señor calvo, y uno le dice al otro:
– Alfredo, vámonos de aquí que este terreno ya está pavimentado.

Un gato caminaba por un tejado maullando: ¡Miau, miau!
En eso se le acerca otro gato repitiendo: ¡Guau, guau!
Entonces el primer gato le dice:
– Oye, ¿por qué ladras si tú eres gato?
Y el otro le contesta:
– ¿Es que uno no puede aprender idiomas?

Chistes para contar en un funeral

La situación en la que menos se pensaría en chistes para contar, es en un funeral. Los familiares y amigos están tan conmovidos por la desaparición física de ese ser querido que en lo menos que piensan es en reír.

Chistes para contar en cualquier momento

Pero lo cierto es que, los chistes para contar en funerales son ideales para romper con esa aura de energías negativas que esparce consigo la muerte, quizás estas bromas en particular no sacaran sonrisas si se las cuentan en plena ceremonia, pero pueden mostrar  a los pariente del difunto una forma más amena para llevar el peso de la perdida.

Escoge el mejor y compártelos con todos y vence con el humor los hechos desafortunados e impredecibles de la vida.

 

Pasa un entierro con miles de personas, un señor pregunta:
Oiga, ¿Sabe usted quién es el muerto?
Y el otro le contesta:
No estoy seguro, pero me parece que es el que va dentro de la caja.

– Perdone, ¿me dice la contraseña del wifi?
– Oiga, que esto es en un funeral.
– ¿Todas en minúscula?

Dos borrachos están en un velatorio y ven entrar a un viejito de unos 80 años en silla de ruedas. Entonces uno le dice al otro:
– ¿Sabés cómo le dicen al ancianito?
– No, ¿Cómo le dicen?
– “Película a estrenar”.
– ¿Por qué?
– Próximamente en esta sala.

– ¿Ya sabes que el jefe se ha muerto?
– Sí, pero quisiera saber quien fue el que falleció con él.
– ¿Por qué lo dices?
– ¿No leíste la esquela que puso la empresa….
«…y con él se fue un gran trabajador…»

Todo el hospital en el funeral del cardiólogo más longevo. Asombrados observan como está todo decorado con corazones.
Uno de los médicos sorprendido le dice a su compañero

Has visto como ha puesto todo esto? No me pierdo el funeral del ginecólogo ni de broma.

El hombre acaba de morir.
El cura en la ceremonia se extiende con los elogios:
– El difunto era un buen marido, excelente cristiano, un padre ejemplar!!…
La viuda se vuelve hacia uno de sus hijos y le dice al oído:
– Anda a la urna y mira si es tu papá el que está adentro..

Todas las mañanas sin faltar ni una, el lechero de una conocida ciudad hace el reparto de la mejor leche por todas las calles de la ciudad sin faltar ni una.
Un día, la vida le da el peor revés de su vida y fallece en un trágico accidente.
A los pocos días, se reúnen en el despacho de un abogado para dar lectura a la herencia.
El abogado comienza a leer
A mi hijo pequeño le dejo las casas del norte de la ciudad.
A mi querido hijo mayor te dejo las casas del centro.
Y a ti, querida y abnegada esposa te dejo las casas del sur de la ciudad.
El abogado asombrado le dice, pues si que ha hecho fortuna su esposo repartiendo leche.
Pero qué fortuna ni narices, son las rutas de reparto.

El capitán del Titanic a la tripulación:
Tengo dos noticias que daros una mala y otra buena.
Empiezo por la mala: Hemos chocado con un iceberg y tenemos una fisura, por lo que la mayoría de los presentes vamos a morir, ya que no hay botes salvavidas para todos.
Y la buena es: ¡¡Que vamos a ganar 11 Oscars!!!

Una mujer con su hija vuelve a casa después de visitar la tumba de la abuela.
– Mamá , mamá ¿Se pueden enterrar a más de una persona en una misma tumba?
– Pués claro que no! ¿de donde sacaste esa idea?
– En la tumba de al lado de la de la abuela ponía: «aqui se encuentra enterrado un político y una excelente persona»

Estaba un señor en un funeral, al lado del señor estaba la viuda y el señor le dice:
Pensar que las ultimas palabras me las dijo a mí y la viuda pregunta:
¿Cuáles fueron? El señor le dice: No muevas la escalera.

Marcelo estaba trabajando, cuando su jefe va y le pregunta:
– ¿Oiga, no piensa ir al velatorio de su suegra?.
Y él le contesta:
– No jefe, primero el trabajo, y después la diversión.

Chistes para contar en reuniones y encuentros

Las situaciones insatisfactorias de la vida son sin duda la formula perfecta para desarrollar un chistes. Ese buen humor con que se afronta los hechos desafortunados es la clave para obtener un maravilloso chiste para contar.

Chistes para contar en cualquier momento

Reír es excelente para aliviar el alma y ver las cosas y los momentos vividos con gracia es uno de los placeres más grande, separa de nuestro ser las emociones fuerte y negativas como el enojo y la tristeza para remplazarlas con motivadoras y gratificante.

Descubre estos buenos chistes para contar perfectos para recitar en cualquier reunión social, son de temas variados y sin duda te sacaran varias sonrisas.

 

-Yo tengo cinco hijos. – ¿Cómo se llaman? – Uno Cipriano, otro Luciano, otro Aniano, otro Mariano….- Oye, ¿y todos acaban en ano? – No, el quinto es Próculo.

Un niño entra a una óptica y le dice al vendedor:
– Quiero comprar una gafas, por favor.
El vendedor le pregunta:
– ¿Para el sol?
Y el niño responde:
– No. ¡Para mí!

– Pues ya he conseguido que mi novio me hable de matrimonio, después de haber estado saliendo seis años.
– Ah, si? Y que te ha dicho?
– Que tiene esposa y tres niños.

En el cole la profesora pregunta:
– María, dime un apalabra que tenga muchas “o”.
Y María responde:
– Goloso, profe.
– Muy bien, María. Ahora tú Jaimito.
El niño se queda pensando y dice…
– Goooooooooooooooooooool.

-La esposa dice a su marido:- Ahora que va a nacer nuestro segundo hijo, tendremos que mudarnos a una casa más grande.- El hijo que está escuchando le dice a su madre:
– Es igual, de todos modos nos seguirá.

Suena el teléfono en la escuela:
– ¿Alo?
– ¿Si? ¡Buenos días!
– Mi niño hoy no pudo ir a la escuela porque estaba enfermo.
– ¿Ah sí? ¿Y con quién hablo?
– Con mi papá.

Le dice el mosquito hijo a su madre:
– Mamá, mamá, ¿por que tenemos que visitar cada viernes esta horrible mancha en la pared?
-¡Niño!, ¡más respeto a la memoria de tu padre!

Jaimito llega de jugar al fútbol y está súper contento. Y le dice a su padre:
– ¡¡Papá, papá, jugué el mejor partido de mi vida!! ¡¡Marqué tres goles!!
– Qué bien Jaimito. ¿¿Y cómo quedasteis??
– Pues perdimos 2 a 1.

Papá, papá, ¿cómo se sabe si un hombre está borracho?
-Mira hijo, ¿ves a esos 2 hombres que vienen allá?, si yo estuviese borracho vería 4.
-Pero papá, si sólo viene 1.

¡Mama! ¡Mama! en el colegio me dicen fin de semana.
¿Por qué Domingo?

Un judío en su lecho de muerte:
– María, María… ¿Donde estás, esposa querida, dónde estás?
– Aquí estoy, esposo mío… a tu lado.
– ¿Y mi hija Jacobo? ¿Dónde está?
– Aquí estoy, padre… a su lado.
– ¿Y mi hija Leyla? ¿Dónde está?
– Aquí estoy, padre, a su lado.
– ¿Y mi hijo Isaías? ¿Dónde está?
– Aquí estoy, padre… a su lado.
– Pero bueno, ¿quién carajo está atendiendo el negocio entonces?

Un niño le dice a otro:
– ¿Te gustan mis gafas? Son nuevas.
– Pues la verdad es que no mucho.
– Son progresivas.
– Ah bueno, entonces ya me irán gustando.

Luego de una persecución el policía coge al ladrón y le pregunta:
– ¿Por qué le robó el reloj a la señora?
Y el ladrón contesta:
– Yo no le robé ningún reloj, ella me lo dio.
– ¿En qué momento ella le dio el reloj?
– En el momento que le mostré la pistola.

En el cumpleaños centenario del abuelo esta toda la familia reunida cantándole el Feliz Cumpleaños, en esto que el abuelo, viejísimo, se ladea, parece que se va a caer de la
silla, y todos gritan:
– ¡El abuelo! ¡el abuelo! ¡cuidado con el abuelo!
Y entre todos lo ponen en la posición correcta.
Al cabo de un rato la misma situación:
– ¡El abuelo! ¡el abuelo! ¡cuidado con el abuelo!
Y así varias veces, hasta que al final el abuelo dice:
– ¡Pero la leche! ¡Ni en el día de mi cumpleaños me puedo tirar un pedo tranquilo!

La madre de Jaimito está hablando con una amiga y le dice:
– Pues a mi hijo Jaimito le gusta mucho bailar y cantar y de mayor quiere dedicarse a una de esas dos cosas, pero no sabe cuál elegir.
A lo que la amiga le contesta:
– Pues yo creo que debería elegir el baile.
– ¿Por qué? ¿Le viste bailar?
– No, ¡¡pero le he oído cantar!!!

-Unos padres que estaban esperando su segundo hijo, estaban un día pensando qué nombre le iban a poner. Su otro hijo, de 3 años, escuchaba muy atentamente y cuando sus padres ya tenían decidido el nombre, gritó muy contento: -“Estupendo, entonces ahora vamos a pensar los apellidos”.

¿Qué le dice un spaguetti a otro spaguetti?
Oye, mi cuerpo pide salsa…

Un señor entra a una zapatería y se le acerca el vendedor:
-Buenas tardes, ¿En qué puedo ayudarle señor?
-Quiero unos zapatos del número 42.
-Verá, señor, no es por llevarle la contraria, pero a simple vista puedo ver que usted calza almenos un 46.
-Eso no me importa, yo quiero un número 42, si no, no compro nada y me voy a otra tienda.
-Está bien (le contesta el vendedor con cara de asombro).
El dependiente le trae unos zapatos del número 42; el hombre se los prueba y le dice:
-Perfecto, me los llevo puestos.
Cuando va de salida del comercio, el vendedor se da cuenta de que el hombre va sufriendo porque los zapatos le aprietan mucho. El vendedor, intrigado de por que compró unos zapatos tan pequeños, se le acerca y le dice:
-Señor, disculpe, pero no me puedo quedar con la intriga, ¿cómo es que compra sus zapatos tan pequeños, si se ve que está sufriendo porque no le quedan bien?
– Mire, le voy a contar mi historia: mi mujer me engaña con un compañero de trabajo; mi hija es prostituta; mi hijo es yonki; mi suegra vive con nosotros y me tira en cara la culpa de todos los problemas familiares… ¡El único placer que tengo en esta vida es llegar acasa y quitarme estos  zapatos!

Un niño llega al parque, se le acerca un amigo y le dice:
– ¡¡Tienes puesto un zapato marrón y otro negro!!
Y el niño le contesta:
– Y eso no es nada, en mi casa tengo otro par igualito.

-¿Papá por qué en muchos hoteles regalan niños?
– ¿Dónde escuchaste esa tontería?
– Lo dijeron en la radio. ¡Dos niños gratis en cada habitación.

En el asilo de ancianos, le pregunta un abuelo a otro:
– ¿Por qué golpeaste a tu compañero de cuarto?
– Por abusivo.
– ¿Por abusivo?
– Sí, usaba mis camisas, mis corbatas y mis trajes, y no me importó. Lo que no pude tolerar fue que se riera de mí con mi propia dentadura postiza.

– Doctor, doctor, tengo los dientes amarillos..¿qué me recomienda?
– Corbata marrón.

Hoy he soñado que ganaba 200 millones como mi padre.
– ¿¿¿Tu padre gana 200 millones???
– No, también lo sueña.

-El padre mira la factura del colegio de su hijo y le dice:
– Nunca pensé que tus estudios fueran tan caros.
– Y eso que soy de los que menos estudian…

Viene el jefe de la cárcel y dice:
¿Quién tiene quejas?
Y todos se quedan callados, nadie dice nada, pero hay una persona que levanta la mano y dice:
Yo sí tengo una queja.
¿Cuál es la queja?
La queja es que es poco segura la instalación, pues no hay salida de emergencia.

– Señora, disculpe pero su vuelo viene demorado.
– ¡Ay, que emoción, es mi color favorito!

Un niño pregunta a su padre:
– Papá, ¿qué me vas a regalar cuando cumpla 18 años?
El padre señala un coche rojo increíble que hay aparcado y le dice:
– ¿Ves ese coche de allí?
El niño emocionado le contesta:
– ¡¡Sí!!
Entonces el padre le dice:
– Pues una camiseta del mismo color.

-Papá, papá, la profesora hizo una pregunta y yo fui el único que levantó la mano.
-¿Y qué preguntó?
-¿Quién no hizo la tarea?

-¿Me haces un favor?
+¿Me tengo que levantar?
-Sí.
+Entonces NO.

Dos amigos van por la calle y uno le pregunta al otro:
– ¿Qué hora es?
– Son las doce.
– Ufff, qué tarde.
– Pues haberme preguntado antes.

-La mamá de Jaimito le enseña orgullosa la foto de boda.
– Este es papá.
– ¿Es éste?, y entonces, ¿quién es el calvo y gordo que vive con nosotros?

– Pues la postura favorita de mi mujer en la cama es la del pez
– ¿La del pez? Ésa no me la conozco.
– Sí, hombre… Se da la vuelta, ¡y nada!

Dos niños conversan después de terminar un examen:
– Oye, ¿qué tal te ha salido?
– Fatal, lo he dejado en blanco. ¿Y a ti?
– ¡Noooo! ¡Yo también! ¡Van a pensar que nos hemos copiado!

Cinco cirujanos discutían sobre quiénes son los mejores pacientes en una sala de operaciones.
El primer cirujano dice:
– Me gusta operar contables, porque, cuando los abres, todo está ordenado por números.
El segundo cirujano responde:
– Sí, pero los electricistas son mejores, porque todos los órganos están codificados por colores, no hay forma de equivocarse.
El tercer cirujano agrega:
– No, son mejores los bibliotecarios: dentro de ellos está todo ordenadito alfabéticamente.
El cuarto dice:
– No hay como los mecánicos, los tipos ya traen las piezas de repuesto que hay que colocar.
El quinto, por último, les dice:
– Siento disentir con todos, compañeros, los políticos son los mejores pacientes del mundo para operar. No tienen corazón, no tienen estómago, no tienen huevos, y, además, el cerebro y el culo son totalmente intercambiables.

Un niño muy creído le dice a su padre:
– Papá, cuando sea mayor quiero ser como tú.
– ¿Por qué, hijo mío?
– ¡Para tener un hijo como yo!

La maestra le pregunta a Jaimito:
– ¿Jaimito, cómo te imaginas el colegio ideal?
– Cerrado maestra, cerrado.

En los humanos la risa es uno de las más importantes formas de comunicación, es la clave para entender las emociones de otra persona y nos ayuda a disfrutar las relaciones personales y sociales.

Llena de alegría tu vida y la de otros con algunos de los chistes para contar en cualquier momento, aumenta los espacios divertidos entre amigos y comparte especiales ratos entre familiares y seres queridos, dale lugar al humor y sigue los consejos de Charles Chaplin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *