+18 Chistes de jubilados: Diviértete desde casa

Chistes de jubilados

¿Piensas que los chistes de jubilados no son graciosos? Prepárate para sorprenderte con los más divertidos chistes de jubilados. Anécdotas graciosas que te no dejaran duda que los chistes de jubilados son los más geniales.

La jubilación es el punto culminante por ley, de la vida laborar de las personas, es aquí cuando pueden dejar de trabajar y enfocar toda su atención en las actividades y metas por cumplir.

Muchos de los adultos mayores asocian este periodo con la posibilidad de viajar por el mundo disfrutando de los pequeños placeres de la vida, como compartir con amigo y vivir sin preocupaciones. Es el momento perfecto para poner en marcha el tren de los objetivos sin la obligación de un horario laboral.

La jubilación para muchos es un tiempo en el que los ancianos disfrutan de la vida sin obligaciones, y es por ello que los profesionales de la comedia han decidido dedicarles todo un repertorio de chistes.

Los chistes de jubilados son elocuentes, originales, divertidos y sin duda único, cuéntalos en cualquier momento sin duda aras reír a todos sin importar sus edades.

Chistes de jubilados y preguntas graciosas

Para muchos el periodo de la jubilación es aburrido y tedioso, pero lo cierto es que siempre se le puede agregar un poco de humor con los chistes de jubilados para hacer los días más divertidos.

Esta es justamente la intención de este tipo de bromas, vencer el aburrimiento y declarar a la comedia como ganadora de un momento diferente. No dejes que actividades rutinarias rompa tu espíritu vivas.

+18 Chistes de jubilados porque desde casa se puede divertir

No importa la edad que tengas disfruta de los chistes de jubilados más graciosos que podrás encontrar en todo el mundo, goza con las divertidas ocurrencias de los viejitos y no olvides compartirlos para que otros también rían sin parar.

“La jubilación es maravillosa. Se trata de no hacer nada sin tener que preocuparse por ser descubierto”

Para un jubilado:
¿Cuántos días tiene la semana?
6 sábados y un domingo.

¿A qué hora se va a dormir un jubilado?
Dos horas después de haberse quedado dormido en el sillón.

¿Qué es lo que haces durante la semana?
De lunes a viernes no hago nada, y el sábado y domingo descanso…

¿Cuántos jubilados e necesitan para cambiar una bombilla de luz?
Solo uno, pero puede llevar todo el día.

Todos los jubilados
“Disfruto de levantarme y no ir a trabajar, por eso lo hago de tres a cuatro veces por día” ¿Por qué la mayoría de las veces el jubilado dice que no extraña el trabajo pero la gente que trabajaba con él?
Porque es demasiado respetuoso para decir toda la verdad.¿Cuál es la mayor queja de los jubilados?
No tener tiempo suficiente para terminar con todo lo que hay que hacer.¿Cuál es la mayor ventaja de volver a la escuela siendo jubilado?
Que si no vas a clases nadie llamará a tus padres.¿Cuál es la vestimenta formal de un jubilado?
Cualquier cosa que no sea pantuflas.Los jubilados desde casa
“Nunca me gustó trabajar, para mí el trabajo es una invasión de la privacidad.” ¿Cuál es la mejor forma de describir la jubilación?
Un receso eterno.¿Por qué los jubilados cuentan centavos?
Porque son los únicos que tienen tiempo para hacerlo.

¿Cómo llamarían a una persona que disfruta trabajar y no quiere jubilarse?
Un idiota.“Hay una cosa que siempre quise hacer antes de renunciar… ¡Jubilarme!”

Chistes de jubilados anécdotas épicas

Todos nos hemos reído alguna ves con las épicas y extraordinarias historias presentes en los chistes de jubilados que nos contaban los abuelos de niños, activaban la imaginación y como en una maquina del tiempo, viajábamos al pasado.

La habilidad que tienen los adultos mayores para contar historias es tan fantástico que los hechos parecieran que los hubiéramos viviendo nosotros por igual.

+18 Chistes de jubilados porque desde casa se puede divertir

Ahora, imagina si las historias de las juventud de los abuelos nos atrapaban imagina como lo hará un cuento más actual. Los chistes de jubilados son precisamente eso, cuentos actuales y sobre todo reales que los adultos mayores comentas a los más jóvenes y que por lo general tienen un final gracioso.

Diviértete con los chistes de jubilado más épicos y con las anécdotas más graciosas de todos los tiempos. No olvides contarlos a tus abuelos para que ellos también rían con las ocurrencias de sus colegas.

Un jubilado comenta:
La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo que qué hago diariamente, ahora que estoy retirado…
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré en Correos a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos.
Cuando salí y llegué al coche que estaba en la puerta, un Policía Local estaba rellenando una multa por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
– ¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos…! Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con los jubilados…
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción.
La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza. Me miró fríamente y empezó a llenar otra infracción alegando que, además, el vehículo no traía yo no sé qué calcomanía de la ITV. Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con un capullo, y que cómo le habían dejado entrar en la Policía…
Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera.
No me achiqué y estuve así durante unos 20 minutos llamándole de todo.
Él, a cada insulto, respondía con una nueva infracción. Con cada infracción que llenaba, se le dibujaba una sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza…
Después de la enésima infracción… le dije:
– Lo siento. Lo tengo que dejar, porque… ¡Ahí viene mi autobús!
Y es que desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante hacer algo a mi edad, para no aburrirme.

Durante un viaje en tren, el revisor va a uno de los
compartimentos a solicitar educadamente los correspondientes billetes:
– El billete, por favor.
– Soy jubilado – contesta uno,
– Yo trabajador de RENFE – contesta el otro.
– Diputado-dice el tercero.
– ¿Y usted?
– Yo… yo soy idiota tenga mi billete.

Estaban dos jubiladas sentadas en el banco de la plaza conversando entre si y entonces una le dice a la otra:
¿Sabes Eulalia que no puedo más comer carne roja?
¿Por que? ¿Tensión alta? – pregunta la otra.
No … pensión baja.

El reír constantemente ayuda a reducir los niveles de estrés y las tensiones en el cuerpo, y cuando se alcanza una edad avanzada mantener estos elementos en el mínimo es vital.

Así que diviértete e invita a otros a reír contigo y los mejores chistes de jubilados de todo el internet, además puedes también guardarlos para ocasiones especiales que ameriten de un toque de comedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *