+44 Chistes de Pepito en la escuela: Apto para todos

chistes de Pepito en la escuela

En el humor americano existes personalidades que inspiradas en niños sin edades definidas, características físicas, vestuario o cualquier otro elemento que lo encasille, logran sacar sonrisas a todo un continente de ahi nacieron los chistes de Pepito en la escuela.

Un personaje popular dentro del mundo humorístico es Pepito, un niño indiscreto que realiza preguntas bastante curiosas, y cuando se presenta la oportunidad de ser quien responda, sus salidas denotan una increíble agilidad mental para hacer la mejores asociaciones y mostrar un excelente dominio del doble sentido.

+44 Chistes de Pepito en la escuela

La fama de Pepito ha aumentado de tal manera que no se puede saber a ciencia cierta su origen, aunque es su popularidad es mayor en Cuba no es exclusivo de ese país, pues existe distintas culturas que gozan con las divertidas broma que este travieso niño juega a sus padres, hermanos y maestros.

Pepito cuenta con varias identidades, ya que la mayoría de los países cuentan con su propia versión, la más conocida es Jaimito en España, Argentina, Perú, Uruguay y Venezuela, también existes cuentos de Toto en países de habla francesas, pierino en Italia, Voyocka en Rusia y Ucranía y finalmente Johnny en Estados Unidos.

Pero sin importar el nombre que lleve los chistes de Pepito en la escuela son un clásico de la comedia, todos alguna vez hemos reído o escuchado uno de ellos, ya que este peculiar infante logra cambiar la perspectiva rígida que se tiene del mundo y colocarle un toque de diversión.

¿Te sabes algún chistes en el que Pepito logra fastidiar a la maestra?. Si no sabes ninguno no te preocupes aquí tenemos una buena recopilación de los mejores chistes de Pepito en la escuela que si duda te sacaran muchas sonrisas.

Chistes de Pepito en la escuela

Con carisma, perspicacia y buen humor al tratar temas sociales arraigados a la realidad diaria, este graciosos personaje ha logrado ganarse el corazón de muchas culturas, su popularidad se ha incrementado con el pasar de los años gracias a la carga de ocurrencia en los chistes de Pepito en la escuela.

+44 Chistes de Pepito en la escuela

Además los avances en las tecnologías de la comunicación ha permitido que los chistes de Pepito en la escuela recorran el mundo en segundo, continua con la cadena y comparte los cuentos graciosos que aquí se exponen y divierte a todos.

 

Ese día llega el maestro a clase y se pone a repartir las notas del examen del día anterior:
Luisito, has sacado un diez, excelente.
Pedrito, tú has sacado un ocho, felicitaciones.
Jaimito, has sacado un seis.
Pepito, has sacado un cero.
– Pero profesor, ¿Por qué yo saqué cero?
– Porque copiaste el examen de Jaimito.
– ¿¿!!YO??!! ¿Y usted cómo sabe eso?
– Porque respondiste las primeras cinco preguntas igual que él y en la última, el puso “No me la sé” y tu escribiste “Yo tampoco”

Llegan Pepito y Jaimito tarde a la escuela y la maestra enfada pregutna:
– A ver Jaimito, ¿tú por qué has llegado hoy tarde?
– Pues mire maestra, estaba soñando que iba en un avión pero se retrasó muchísimo el vuelo y por eso no pude aterrizar a tiempo para despertarme y llegar a la hora.
– ¡Jaimito, de entre todas las excusas esa es la peor que me pudiste decir!
– ¿Y tú Pepito? ¿Por qué has llegado tarde?
– Maestra, yo tuve que estar esperando todo el rato a que el avión de Jaimito llegara…

El profesor le pregunta a Pepito:

– ¿Cómo suena la M con la A?

– Ma.

– Muy bien Pepito. Y si le colocas una tilde, ¿cómo suena?

– Matilde.– Pepito ¿Y tu tarea?
– Se la comió mi perro
– Pero pudiste imprimirla de nuevo
– Mi perro se comió la impresora
– Llamaré a tus padres
– También se los comió.– Pepito ¿por qué los niños no deben de hacer ruido en la misa?
– ¡Pues porque hay mucha gente dormida!– Pepito, ¿usted vino a la escuela a estudiar o a conversar?
– Profesor, en realidad vine a dormir, pero con todo este ruido es difícil.El maestro le hace una pregunta práctica a Pepito:
– A ver Pepito, si tienes 6 dólares en un bolsillo del pantalón y 5 en el otro ¿Que tienes?
– Pues seguro tengo los pantalones de otro maestro, porque yo no tengo dinero.La maestra pidió a los alumnos que para el día siguiente trajeran objetos que sirvan para curar (medicinas y cosas así) y que les pregunten a sus papás para qué sirven.
Al día siguiente pregunta:
– A ver, Pepito, ¿Qué trajiste?
– Yo traje un tanque de oxígeno, con mascarilla y todo.
– ¿Y quién te lo dio?
– Mi abuelito.
– ¿Y qué te dijo?
– ¡¡No, Pepito, por favor no te la llev…!!.

La profesora ese día llego algo tarde a la escuela y le pregunto a cada muchacho que hacía en ese intervalo.
– Martica, ¿Qué has hecho tú?
– Yo pinté en la pizarra.
– Tomasito, y tú, ¿Qué hiciste?
– Yo tiré mi mi mochila contra el suelo.
– Pepito, y tú, ¿Qué hiciste?
– Yo tiré serpentina por la ventana.
Caramba, aprendan de Pepito que no es un malcriado como ustedes.
Pero al pasar unos minutos, tocan la puerta de la clase y entra una niña toda golpeada, la profesora le pregunta:
– ¿Y quién tu eres?
– Yo me llamo Serpentina.

– Pepito, ¿para ti como sería el mejor colegio del mundo? ¿Cómo te lo imaginarías? – Me lo imagino cerrado maestra.– ¿Papá recuerdas cuando a comienzo de curso me dijiste que me darías 1000 $ si aprobaba todas y pasaba de curso?
– Ay Pepito, ¡qué alegría! No me diga que…
– ¡Sí papá! ¡Te ahorraste 1000$ felicidades!
– He escrito una redacción que ha conmovido al profesor.
– ¿Y cómo lo sabes, Pepito ?
– Porque me ha dicho que daba pena.La maestra le pide a Pepito un reporte sobre las moscas, de 2 hojas.
Pepito escribió en su reporte: «Las moscas son insectos que joden, joden, joden…»

La maestra se acerca a Pepito y le dice:

—Sabes muy bien que no puedes dormir en mi clase, Pepito.

Pepito le responde:

—Lo sé, señorita. Podría dormir si no hablaras tan fuerte.Llega un día Jaimito a la escuela y le pregunta a Pepito:
– Pepito, ¿qué escribiste tú en la tarea?
– Yo no escribí nada, ¿y tú?
– Yo tampoco escribí nada.
Y le dice Pepito:
– ¡La profesora va a creer que nos copiamos!– Pepito, ¿qué estás estudiando?
– Geografía
– ¿Ah sí? a ver, ¿dónde está el Amazonas?
– En la página 31 profesora.

En clase de lengua la maestra pregunta:
– A ver Lorena, si te digo que ayer estaba muy cansada, ¿qué tiempo verbal es?
– Maestra eso es el tiempo pretérito
– ¡Muy bien Lorena! Veo que has estudiado. Pepito, ahora es tu turno, si te digo que yo ahora estoy buscando novio, ¿qué tiempo es?
– Maestra, sin duda eso es tiempo perdido.Está Pepito en clase escribiendo una redacción y pregunta:
– Profesora, ¿Cómo se escribe teléfono móvil?
– Tal como suena.
– ¿Y si está en modo vibración? La profesora dice:
– Juanito venía a la escuela, pisó una cáscara de banana, se cayó y se quebró una pierna.
– ¿Qué hay que aprender de esto Pepito?
– ¡Que no hay que venir a la escuela!Pepito está haciendo sus deberes y pregunta a su padre:
– Papá, ¿cómo se escribe campana?
– Campana se escribe como suena.
– Entonces, ¿escribo TALÁN-TALÁN?

 

Chistes de Pepito en la escuela para niños

Algunos de los chistes de Pepito en la escuela son ideales para fomentar el sentido del humor en los más pequeños de la casa y sobre todo motivarlos hacia la lectura.

+44 Chistes de Pepito en la escuela

Además las buenas bromas promueve la comunicación y ayudan a desarrollar la memoria de los infantes ya que deben recordarlas para contarlas a sus compañeros. Ríete y divierte a tus hijos y sobrinos con las ocurrencias y travesuras expuestas en estos chistes de Pepito en la escuela.

 

– Pepito, ¿por qué no hiciste la tarea?
– Profe mi papá y yo arrancamos todos los árboles del parque y ninguno tenía raíz cuadrada.– A ver Pepito, Símon Bolívar fue un militar venezolano, nació en Caracas ¿y murió en…?
– Murió enfermo profesor

La maestra de la escuela dominical le pregunta a Pepito:

— Pepito, dime la verdad, ¿dices tus oraciones antes de comer?

Pepito sonríe con orgullo:

—No, señorita, no hay necesidad, mi mamá cocina muy bien.– Pepito, ¿cómo se dice perro en inglés?
– Dog, maestra
– Muy bien, ¿y veterinario?
– ¡Dogtor!

Pepito le pregunta a la maestra:

—Maestra, ¿me pueden castigar por algo que no he hecho?

La maestra le responde muy sorprendida:

—¡Por supuesto que no Pepito, eso sería muy injusto.

—Está bien, señorita—responde Pepito—. Es que no hice la tarea.

Le dice la maestra a Pepito:

—Pepito, has llegado tarde a la escuela toda esta semana. ¿Sabes lo que eso significa?

—Sí señorita, significa que hoy es viernes.

Dice la maestra:

—Te dije que escribieras este poema 10 veces para que aprendas a escribir y solo lo has hecho 7 veces.

Pepito le responde:

—Maestra es que tampoco sé contar.

La profesora explica en clase:
– La Tierra gira alrededor del Sol.

Y Pepito pregunta…

– ¿Qué hace entonces por la noche? ¿Se para?– Pepito, ¿Por qué llegas tan tarde a la escuela?
– Por el cartel en la calle maestra.
– ¿Qué cartel?
– El que dice: «Zona escolar, vaya despacio»

Pepito le entrega los deberes a la profesora y ella le dice:
– Pepito, te falta la presentación.

– ¡Ay, disculpe! Señoras y señores, con todos ustedes… ¡Los deberes!

 

Chistes de Pepito en la escuela para mayores

Lo bueno de los chistes de Pepito en la escuela es que no existen limites para hacer reír, con estas bromas se pueden divertir las personas de todas la edades, además de que se pueden contar en cualquier momento, son perfectos para reuniones, cenas en familia o simplemente para eliminar las tensiones durante un trabajo escolar.

+44 Chistes de Pepito en la escuela

Sin embargo, esta sección del artículo es dedicado a los adultos que seguramente gozaran un montón con las ocurrencias de este cómico personaje en los mejores chistes de Pepito en la escuela, dedica un minuto para leerlos y pasaras un rato diferente entre risas.

 

¿Pepito y tu lápiz? – Lo perdí profe. – ¿Y no se lo has dicho a tus padres? – Ni loco, mi hermana perdió la regla hace tres meses y qué problema se formó.Pepito esta en la escuela y discuten con sus amigos sobre quién inventó los preservativos.
– ¿Quién inventó los preservativos?
– Los Reyes Magos.
– No puede ser…
– Sí, mi papá me dijo que los Reyes llegaron con dádivas, regalos y con dones.En la clase de lenguaje de Pepito, La maestra le hace una pregunta: Pepito, si digo yo robo y lo conjugo al presente, ¿Cuál es el presente? Pues, la cárcel.e? Pues, la cárcel.La profesora le dice a Pepito:
– A ver Pepito, si yo digo: «fui rica», es pasado, pero si yo digo: «soy hermosa», ¿qué es?.
– ¡Demasiada imaginación profesora!.— Pepito, ¿Quién fue Juana de Arco?
—Una drogadicta maestra.
— ¿De dónde has sacado eso?
— ¡El libro dice que murió por heroína!Ese día en la escuela hay una inspección por lo que la maestra prepara a los alumnos:
Les pide que no digan: «Maestra: ¿puedo ir al baño a orinar?» Sino que digan: «Maestra: ¿puedo ir a cortar una flor?»
Llega la inspección y se sientan a contemplar la clase, al poco rato los niños comienzan a preguntar:
Juanito: – ¿Maestra: puedo ir a cortar una flor?
María: – ¿Maestra: puedo ir a cortar una flor?
Pepito: ¿Maestra: puedo ir a cortar una flor?
Al poco rato vuelve Pepito del baño y pregunta:
Maestra, ¿me presta papel para limpiarme el florero?– Los estúpidos pónganse de pie. Pepito se para y la maestra le pregunta:
-¿Pepito tu eres un estúpido?
– No, pero es que me da lástima verla ahí parada sola! La profesora
Le pregunta el profesor a Pepito:
– Dime Pepito, ¿qué hacía Robin Hood en el bosque?
– Robaba a los ricos.
– ¿Y por qué?
– Porque a los pobres no podía quitarles nada.La maestra les manda hacer un dibujo del aparato reproductor masculino y se va, entonces pepito se para enfrente de todos, se baja los pantalones y los calzones y les dice a los demás «vamos copien rápido antes de que llegue la maestra»La maestra le dice a Pepito:
– A tu edad yo me sabía todos los nombres de los países.
Y Pepito le contesta:
– Pues en ese tiempo existían dos o tres solamente, maestra.La maestra pide a los niños que hagan una oración completa, Pepito levanta la mano.
– A ver Pepito.
– Mi hermana está embarazada.
– !Muy bien!…. y ¿cuál es el sujeto?
– Todavía no se sabe.La maestra de Pepito dice a los alumnos:
– Niños, hagamos un ejercicio deductivo… Supongamos que hay cinco pájaros posados en un arbusto y le disparamos a uno con una pistola.
– ¿Cuántos pájaros quedarían?
– Ninguno – responde Pepito – porque uno moriría y los otros saldrían volando.

– Pepito di una oración con el verbo supongo.
– Mi abuelita se metió el periódico bajo el brazo! Supongo que va a cagar, porque ella no sabe leer.
– Pepito, ¿crees que la tecnología reemplazará algún día al papel?
– No lo creo profesora, ¡no me veo en el baño limpiándome con el móvil!El maestro pregunta a Pepito:
– ¿Cuánto es dos más dos más dos?
– Depende profesor, porque si los números están horizontales son 222 y si están verticales son 6.
– Ah… ¿eres muy sabio no? Dime, ¿Cuántos son los mandamientos de la Ley de Dios?
– Los mandamientos son… depende profesor, porque si son para hombres son 10, pero si son para mujeres son 9, porque las mujeres no pueden desear la mujer del prójimo, a menos que sean lesbianas.

Si bien es cierto que este elocuente personaje no posee características físicas, edad definida o algún otro elemento que permita plasmar una imagen, pero la rebeldía y las agilidad con que responde a las pregunta es más que suficiente para aprender a disfrutar de cada uno de sus bromas y jugarretas.

Comparte los chistes de Pepito en la escuela que más te hayan gustado y no olvides estar atento a los próximos artículos humorísticos que traemos sólo para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *