+20 Chistes de monjas ¡Risas aseguradas!

Chistes de monjas

¿Quien pensaría que los chistes de monjas fueran tan graciosos? Chistes de monjas  divertidos para adultos y niños. Desde que somos niños, nuestros padres nos han inculcado que existen en el mundo algunas cosas y temas que son sagrados, dentro de ellos la religión juega un papel muy importante, pues la iglesia católica se ha encargado de predicar las enseñanzas de la biblia a través de sus discípulos, los sacerdotes, las monjas entre otros.

Las mujeres religiosas que permanecen en celibato por elección son bien conocidas por sus buenas labores y su amplia disposición para ayudar a la humanidad, pero los profesionales de la comedia prefieren utilizar ese compromiso para hacer reír a las personas mundanas.

Los chistes de monjas son un poco irrespetuosos viéndolo desde el punto de vista religiosos, pues ultrajan las costumbres de las hermanas y las mal ponen con situaciones, que para un devoto, serian éticamente incorrecto.

Disfruta de los chistes de monjas más cómicos que podrás encontrar, y no olvides compartirlos con tus amigos, vecinos, compañeros de trabajos y demás conocidos, has que pasen un rato diferente entre risas.

Chistes de monjas religiosamente graciosos

Los chistes de monjas de esta sección no son tan groseros, pero si empañan la imagen de pureza y dedicación con que son vistas las religiosas en el mundo para abrir la puerta a la comedia y el humor.

Chistes de monjas ¡Humor y religión!

Diviértete con los chistes de monjas que hemos recopilado y no olvides que puedes compartirlos en las redes sociales que más utilices o simplemente enviarlos a tus contactos frecuentes para que les des a ellas la oportunidad de reír con las ocurrencias de estas monjitas.

 

Unas monjitas llaman tocan la puerta de una casa y abre una niña
«Nena podrias dar algo para el asilo?- Abueeeelo, sal!.

– Se abre el telón y aparece una monja en llamas. Se cierra el telón.
– ¿Cómo se llama la película?
– Sorprendida.

Mientras compraban en una tienda de alimentos, dos monjas pasaron junto a la sección de cervezas, vino y licores.
Una le preguntó a la otra si le gustaría una cerveza.

La segunda monja respondió que, de hecho, le gustaría mucho beber una, pero que se sentiría incómoda al comprarla.

La primera monja respondió que manejaría la situación sin problemas.
Cogió un paquete de seis cervezas y se las lleva al dependiente.

El joven se sorprende, entonces la monja dice: «es para lavarnos el cabello».

Sin pestañear, el chico busca debajo del mostrador y le coloca un paquete de galletitas saladas con forma de cilindro en la bolsa con la cerveza.

«Los rulos los pago yo».– Se abre el telón y aparecen dos monjas entre rejas. Se cierra el telón.
– ¿Cómo se llama la película?
– Sorpresa, sorpresa.Van dos monjas en una moto individual, les para la Guardia Civil y les dice el guardia:
-¿Es una moto individual?
-Sí, agente.
-Multa por ir dos.
-Pero, agente, vamos con Dios.
-Pues multa por ir tres.Dos monjas salieron del convento a vender galletas. Una era la Hermana Matemática (M), y otra la Hermana Lógica (L).
M – Está empezando a caer la noche, y aún estamos muy lejos del convento.
L – Hermana, ¿se ha dado cuenta de que nos sigue un hombre hace media hora?
M – Sí, y qué será lo que quiere?
L – Es lógico. Nos querrá violar.
M – ¡Dios Mío!. Calculo que si continuamos caminando a este ritmo, nos alcanzará dentro de 15 minutos. ¿Qué podemos hacer?
L – La única cosa lógica que podemos hacer es caminar más rápido!!!
M – No está funcionando!!!
L – Claro que no! Él hizo la única cosa lógica que se podía hacer: caminar más rápido!!!
M – Y ahora, ¿qué vamos a hacer? ¡¡¡Nos alcanzará en un minuto!!!
L – La única cosa lógica que podemos hacer es separarnos. Usted vaya por aquel lado, y yo para este otro. ¡No podrá seguirnos a las dos!
Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Lógica. La Hermana Matemática llegó al convento, preocupada de lo que pudiera haberle ocurrido a la Hermana Lógica. Al cabo de un rato, llegó la Hermana Lógica.
M – ¡Hermana Lógica! Gracias a Dios que llegó usted. Cuénteme qué ocurrió.
L – Ocurrió lo lógico. El hombre no podía seguir a las dos, por lo que optó por seguirme a mí.
M – ¿Y qué ocurrió después?
L – ¡Lo lógico!. Yo comencé a correr lo más rápido que pude, y él también.
M – ¿Y?L – De nuevo lo lógico. Me alcanzó.
M – ¡Dios Mío!. ¿Y qué hizo usted?
L – Hice lo lógico. ¡Me levanté el hábito!
M – ¡¡¡Dios Mío, Hermana!!! ¿Y qué hizo el hombre?
L – Él también hizo lo lógico. ¡¡¡Se bajó los pantalones!!!
M – ¡Oh, no!. ¿Qué ocurrió después?
L – ¿Acaso no es obvio, Hermana? ¡Una monja con el hábito levantado corre mucho más deprisa que un hombre con los pantalones bajados..!

Casa de putas de las hermanitas de la caridad

Un hombre va conduciendo por una carretera y de pronto ve un letrero que dice:»CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD, 20KM».

Imagina que ha leído mal y sigue conduciendo, pero al rato ve otro letrero: «CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD, 10 KM».

«Imposible», piensa el hombre y sigue conduciendo.

Al rato aparece otro letrero: CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD, PRÓXIMA SALIDA A LA DERECHA»

Presa de la curiosidad, en lugar de seguir su camino, el hombre toma el desvío indicado que por una carretera solitaria le lleva a un aparcamiento al lado de lo que parece un convento.

Aparca su coche se dirige al convento y en él hay otro letrero: «CASA DE PUTAS DE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD»

Sin más espera, el hombre llama a la puerta, y le abre una anciana monja.

– Buenas tardes hijo mío, que deseas?

– Vengo por lo del anuncio de la carretera- responde el hombre algo nervioso

– Pase hombre de Dios, siga por ese pasillo, al fondo verá una puerta con una luz roja, entre y le indicarán.

– Gracias- responde el hombre.

Sigue las indicaciones de la monja y al llegar a la puerta de a luz roja, llama y otra monja más joven le abre.

– Buenas tardes hombre de Dios, ¿que desea?

– Vengo por lo del anuncio en la carretera.

– Bien, pase y deposite en el cepillo de esa mesa la cantidad de 60 euros.

El hombre introduce el dinero en el cepillo.

– Ahora diríjase a la puerta verde y siga el pasillo, hasta la última puerta.

El hombre abre la puerta verde y empieza a caminar, al llegar a la última puerta la abre y se encuentra en el aparcamiento donde había dejado el coche. Se da la vuelta sorprendido y encuentra otro letrero: «VE CON DIOS, ACABAN DE JODERTE LAS HERMANITAS DE LA CARIDAD».

Dos monjas van por las casas pidiendo limosna:

– Por favor señora una limosnita que somos hermanas de Cristo.

– ¡Pues que bien se conservan ustedes!

Iba una monja caminando por la calle y pasa junto a un borracho.

Entonces coge el borracho a golpes a la pobre monja.

Cuando el borracho deja a la pobre monja en el suelo acabada se levanta y dice:

-Me decepcionas BATMAN.

– ¿Cual es la monja más forzuda?

– Sor Senager.

Chistes de monjas corrompidos

La vulgaridad y el erotismo se apoderan de los chistes de monjas en sección del artículo haciendo que todos los chistes de mojas que aquí se muestran no sean actos para un público joven y mucho menos infantil.

Chistes de monjas ¡Humor y religión!

Las costumbres religiosas y sociales se pierden en estos chistes de monjas que atentan contra la buena imagen de las hermanas novicia, pero de igual forma son bastante gracioso y vale la pena leerlos todos.

Un grupo de monjitas va pasando por delante de San Pedro para entrar al cielo. Entonces éste le pregunta a la primera,
– Hermana Verónica, ¿Ha tocado usted un miembro masculino alguna vez?
Ella le contesta que sí, pero que sólo lo tocó con un dedito.
– Pues hermana, lávese el dedo aquí en el agua bendita, y luego entra.
A la segunda monja le hace la misma pregunta, y ella le responde que sí pero sólo con la mano.
– Entonces… Hermana Gertrudis, lava la mano en el agua bendita, y entra.
De pronto llega corriendo y empujando la hermana Maripuri y se coloca al frente de la fila.
– ¿Por qué tanto apuro, hija mía? le pregunta San Pedro.
Y la hermana responde:
– Porque si tengo que hacer gárgaras con esa agua bendita, quiero hacerlo antes de que la hermana Remigia se lave el culo.

-Padre confieso que me he acostado con el padre de la parroquia vecina.

-Sor Clara no lo hagas nunca más y de penitencia reza un credo, dos ave marías y un padrenuestro… ¡ y la próxima vez recuerda que tu parroquia es ésta!

Dos violadores que ingresan al convento Santa Clara, y a las dos primeras monjas que las encuentran a su paso las violan, de inmediato.

– Una de las monjas mirando al cielo: Perdónalo Señor, no sabe lo que hace.
-Replicando la otra monja: Eso será el tuyo porque el mío es un experto.

La novicia del convento esta escribiendo una carta y

comienza:

Querido Monseñor:

Se da cuenta de que aquel puede mal interpretar sus palabras y vuelve a empezar la carta.

Excelentísimo Monseñor:

Recapacita pensando que es demasiado formal.

Sr. Monseñor:

Este título le parece muy mundano.

Así que probando varios títulos, decide que el mejor es Don Monseñor

Para asegurarse de no meter la pata, le pregunta a la Madre Superiora:

¿Madre, Monseñor se pone con Don?

– Claro que se pone condón, si no, este convento sería una guardería

¿Sabéis cual es el colmo de una monja?

Tener un «cardenal» en el coño.

En un convento todas monjas reunidas y dice la madre superiora :

Esta noche ha entrado un hombre… y todas OOHH y una JEJE.

Se ha tirado a una de vosotras… y todas OOHH y una JEJE.

Además ha utilizado preservativo y todas OOHH y una JEJE.

Pero estaba rotoo… y todas JEJEJE y una OOHH.

Le dice el ladrón a una monja seglar con cazadora:

– ¡ALTO!, la chupa o la vida.

– La chupo, la chupo.

La Monja y el Cura

– Pepito: ¿Qué era tu papá antes de casarse?

– Era Cura, señorita.

– Y ¿tu mamá?

– Era monja, señorita.

– Entonces ¿colgaron los hábitos?

– No señorita, sólo se los subieron un poco.

Llega la policía a un convento donde habían entrado unos violadores, y empiezan las monjas:

– Han entrado unos hombres muy malos-

– Pe..pero..que mu malos.

– ¡Uy! y había uno que era un diablo, nos quería matar como a cucarachas, dijo:

– «Os vamos a matar a polvos»

En un convento a la hora de comer, la madre superiora:

– Bendigamos la mesa hermanas y…, vaya, ¿Dónde está la hermana María?

– En el patio, andando en bicicleta.

Por la ventana:

– Sor María, vamos a comer.

– Vamos hermana que te estamos esperando.

– Sor María venga ya. ¡Sor María!.

– ¡Sor María como no vengas enseguida te pongo el sillín!

La religión y la comedia no suelen estar vinculadas, pues para muchos es un tema sagrado y serio que no debe ser mezclado con elementos mándales como es el humor, sin embargo unas de las bromas que más disfrutan las personas son precisamente las que involucran esta temática.

No olvides compartir los chistes de mojas más divertidos, además puedes dejar un comentario y contarnos que te han parecido las bromas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *